Yin y Yang #9

Llegó el último trámite que nos faltaba antes de comenzar el curso en el que había puesto todos mis esperanzas para ese invierno, elegir horario de clases.

Solamente había dos horarios de mañana o de tarde con lo cual la elección no tendría que haber tenido complicación alguna pues ¿ os podéis creer que me pase un día entero haciendo hasta tablas de cálculo para ver con que turno ocuparía más horas de mi día ? Menos mal que a parte el curso no tenía más obligaciones ni ocupaciones, o quizás justamente ese era el problema, tenía demasiadas horas libres mi vida .

Finalmente después de todos los cálculos posibles decidí que el horario de mañanas era el que más me convenía, obviamente no me equivoqué, jaja aunque yo por aquel entonces no sabía que existía eso del SFC ( síndrome de fatiga crónica) y menos aún que yo la padecía así que lo de acertar no era tan fácil.

Pensé que elegir el turno e mañanas era lo mejor para mí porque así en las tardes después de comer y descansar un poco pues podría echarle tantas horas como tuviera el día a estudiar .

Finalmente comenzaron las clases, el turno de mañana comenzaba a las ocho y media de la mañana , eso suponía un buen madrugón pues además de la ducha, el desayuno y todas esas cosas como el lugar donde se impartían las clases quedaba a las afueras de la ciudad y yo había decidido ser una estudiante de verdad, decidí que utilizar el transporte público para llegar, era lo que más me apetecía , quería disfrutar la experiencia de ser estudiante de nuevo y realmente lo conseguí y disfruté muchísimo.

El primer día de clase me encontré con mis compañeros en la planta baja del centro pues como las aulas estaban cerradas estábamos los aproximadamente veinte estudiantes allí charlando y conociéndonos hasta que finalmente apareció mi querida Dora ( era mi tutora ) y nos llevó hasta la que sería nuestra aula .

Sin más, los profesores fueron entrando presentándose y saliendo uno a uno dejándonos las indicaciones de lo que necesitaríamos para la clase que tendríamos con cada uno de ellos ya desde el día siguiente.

Cuando todos terminaron alcancé a escuchar una voz masculina que proponía que fuéramos a un café cercano a tomarnos algo para conocernos un poco, intercambiar impresiones e información sobre el material , libros y todo lo que nos habían pedido los profesores para el día siguiente. Serían algo más de las diez de la mañana y aunque a mí no me apetecía mucho lo de hacer ” vida social ” me dije a mí misma que podría estar todo lo cansada que quisiera pero que ya que había decidido volver a ser estudiante me comportaría como tal me costará los esfuerzos que fueran necesarios y así lo hice me fui al café con todos mis compañeros.

Una vez que llegamos al café unimos tres mesas para estar todos juntos lo más cerca posible y así poder comunicarnos e ir conociéndonos unos y otros y allí empezaron a rodar de mesa en mesa las Coca Cola y los bocadillos de tortilla y comenzamos a charlar como si nos conociéramos de toda la vida . Recuerdo que ese día me sentí orgullosa de mi , de no haber tirado la toalla cuando pensé ” que cansada estoy , yo me voy a casa y mañana ya los veo ” porque cuando llegue a mi casa , ya casi la hora de la comida me sentía ” Feliz “.

Ese primer día de ” clase ” era casi la hora de comer cuando llegue a casa de mi madre. Llegaba exhausta pero pletórica, feliz, me encantaban mis nuevos compañeros y ese invierno se presentaba realmente maravilloso y generoso conmigo.

Ese día durante la comida yo estaba hiperactiva, hiperhabladora , todo lo que comience por hiper que os podáis imaginar y sé que mi madre estaba feliz por mi por la forma en que me miraba y escuchaba mi discurso repetitivo mientras comíamos y sin decir casi nada solamente de vez en cuando me decía nena tranquila, tranquilízate y come tranquila o cosas así como espera un poco hija que te vas a ahogar , jaja.

Después de comer como ya venía siendo habitual en mí últimamente tuve que acostarme a dormir un poquito de siesta, ya necesitaba descansar y eso fue lo que hice, dormir un rato.

Después de descansar, salí de mi casa para ir a buscar los libros que nos habían dicho esa mañana cada profesor que necesitaríamos para su departamento o área de estudio y también otro material escolar que necesitaríamos. Al ser unos estudios específicos ya me habían dicho esa mañana a que librería debería acudir y así lo hice, lo curioso es que me encontré en la librería con una de mis compañeras de clase y después de hacer nuestras compras decidimos tomarnos algo y estuvimos charlando sobre las expectativas que teníamos cada una de ese curso, yo antes, nunca me había planteado ninguna expectativa y hablando con Esther que así se llamaba mi compañera las ideas y un futuro , comenzaron a bullir en mi cabeza.

Cuando volví a casa llegaba en ebullición nuevamente y empecé a contarle a mi madre el encuentro y la conversación mantenida con mi compañera y no le quedó otra que sonreírme y pedirme que me tranquilizara, que preparara mis cosas y que tomara mi cena pues al día siguiente comenzaban las clases y ya no podría dormir lo que quisiera, comenzaban esos horarios que tanto anhelaba .

Y llegó finalmente ese primer día de clase, os podréis imaginar que aunque dormí muy bien esa noche, siempre dormía muy bién debido a mi continuo cansancio, me levante antes del toque del despertador, reconozco que soy un pelín maniática de la puntualidad así que como yo digo sin prisa pero sin pausa me asee, desayuné, cogí mi bolsa de ” estudiante” y me fui camino a la parada del autobús . Y tal y como había controlado todo, unos diez minutos antes del comienzo de las clases estaba en la puerta del aula departiendo con mis compañeros de clase.

El curso estaba dividido en tres áreas , él Área Sanitaria, Área Jurídica y Área Psicosocial en las que veríamos asignaturas tan variadas como , las demencias y la vejez, tratamiento y diagnóstico de demencias , diagnóstico de la enfermedad del Alzheimer, variables de la enfermedad, manejo del paciente e incluso su higiene personal sería de nuestra competencia.

En otras áreas veríamos aspectos jurídicos de las demenciás, Derecho civil, incapacitaciones, testamentos, derecho laboral, Asistencia social geriátrica, estudio evolutivo de las enfermedades, los cuidadores y su salud, dependencia, planes y recursos para personas mayores , incluso Recursos de protección jurídica.
Cuando vi todo este plan de estudios ( esto solo es parte ) me dije wow, este curso va a estar genial. Quiero que repaséis si en algún sitio pone que una de las asignaturas que tocaremos es la Enfermería , yo no la veo pero quiero que os fijéis porque tiene su porqué.

Los primeros días fueron buenos, muy buenos, comenzábamos a entrar en materia en todas las áreas y se planteaban cosas que para mí no solamente eran nuevas, sino también novedosas, jamás había tocado temas de este tipo, de las que os he nombrado más arriba y mucha más que me dejé porque sería demasiado. Las horas de clase se pasaban volando porque las clases eran muy dinámicas y el descanso de media mañana entre las Díez y media y las once nos íbamos todo el grupo al café del primer día y las Coca Colas, cafés y pinchos rodaban a toda velocidad por las mesas ya que el descanso se terminaba y las clases continuaban.

A pesar de haberme vuelto un ” lobo Solitario ” hacía ya muchos años lo cierto es que no me costaba nada en absoluto relacionarme con mis compañeros y profesores yo me encontraba en mi salsa.
Noté una leve mejoría respecto al cansancio que yo achaqué al bien que me hacía el estar en contacto con otros iguales a mi ( la verdad es que en los años que viví en la isla apenas si tenía contacto con españoles, la mayoría eran extranjeros) . También era muy importante el tener tantas horas del día ocupadas, el curso se hacía más exigente por días ya que según iban pasando cada vez era más materia y todo nuevo para mí y para la mayoría a pesar de que algunos de mis compañeros trabajaban ya como gerocultores y hacían este curso para ampliar bolsa de trabajo.

Todo iba según yo tenía previsto cuando este curso aún era solamente un sueño para mí.
Mis días eran cortitos porque cada día después de llegar de clase y comer a pesar de necesitar dormir un ratito cada día después del descanso yo me ponía a estudiar cómo quien dice hasta la hora de la cena con lo que yo llevaba mis estudios al día.

Solamente había una cosa que seguía pendiente y que seguía sin ver futuro, y eso eran mis relaciones sociales.
Si, estaba dispuesta de buen grado a departir con mis compañeros de clase en los descansos pero por las tardes y los fines de semana yo continuaba en mi soledad aún sin ser concierte de ella, yo no me daba cuenta de que no solamente no llamaba a ninguno de mis amigos, sino que tampoco salía yo sola a cualquier parte , aunque fuera sin rumbo fijo.
Esa continuaba siendo mi asignatura pendiente aunque en ese momento yo no era consciente de ello y ahora que lo soy tampoco sé cuál era el motivo de esa soledad que como era elegida por mi yo no me daba cuenta de que la sufría que es lo que suele ocurrir. Que la soledad cuando no es impuesta, sino que es buscada, no se siente como soledad .

Según iban pasando los días y las semanas me di cuenta de que algo que yo había elegido como una forma de pasar las horas que tanto me aburrían de mis días por el nivel que tenían las materias y el nivel de las clases, eso más bien se estaba convirtiendo en algo que muy probablemente sería mi futuro, o al menos lo intentaría porque verdaderamente merecía la pena.

Ya no estábamos hablando únicamente de especializarse en ” cuidar ” a los enfermos de Alzheimer, tratamiento , diagnósticos, variables e incluso la higiene de estos enfermos. Hablábamos también de todo lo que depende del Área Jurídica, sus derechos, cuando , por qué y para que incapacitarlos incluso de su derecho de asistencia geriátrica.

Y también él Área Psicosocial que a mí me resultaba fascinante y no solamente porque el profesor fuera Javier, sino porque en ese área entraba prácticamente todo desde el estudio evolutivo de la enfermedad , hasta las ayudas para recursos a las que tenía derecho cada uno incluyendo el apoyo y ayuda al cuidador del propio enfermo.
Todas y cada una de las Áreas eran fascinantes, o al menos a mí me lo parecían.

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: