Un soplo de vida # 24

Cuando las cosas que veía en mi trabajo comenzaron a ponerse muy feas de tantas cosas que veía, tantas cosas malas , pedí mi traslado al turno de noche. Afortunadamente lo conseguí, ya no tendría que ver nada feo. Sabéis una cosa…mi gozo en un pozo. En un pozo porque cuando ya creí que perdería de vista a esas personas

El turno de noche y el de mañana se solapaban a las 7am, hasta las 8”: y con la urgencia que nos apremiaba , ahí vi lo peor de las personas ( compañeros).

En esa “ urgencia “ por el volumen de trabajo en esa hora que teníamos, vi algo que no entendí, que jamás podré comprender , ni siquiera puedo pararme a pensar en ello porque es demasiado duro.

Esa fue la última vez que fui a ese trabajo, cuando terminé , tuve que irme.

En fin, mi trabajo en la residencia fue duro, muy duro, recuerdo que me daba igual el turno en que estuviera trabajando pero yo , lo único que hacía mientras estaba en ese trabajo era ; trabajar, comer y dormir. Dejé de tener vida, de salir, de hacer deporte ni hablamos. Si solamente mi espalda pesaba una tonelada os podréis imaginar el dolor y cansancio del cuerpo entero.

Después de ver una serie de conductas absolutamente inapropiadas por parte de compañeros de trabajo para con los residentes y habiéndolo puesto en conocimiento de quien era su obligación ( sin acusar a nadie en concreto) saberlo y que esta persona no hiciera nada por solucionarlo, una mañana después de algo más de cuatro meses, una mañana como os decía, cuando salía del turno de noche a las 8 de la mañana, vi como una compañera en presencia de un superior abofeteó a una residente hasta hacerla caer al suelo ( se partió una cadera) , al ver que allí no había ocurrido nada , yo salí , me subí al coche y me fui a mi centro de salud directamente con un ataque de ansiedad brutal. Eso no lo pude soportar.

Tal era mi estado, que mi MAP ( médico de atención primaria) me derivó a Salud Mental de lo alterada que me vio ( más adelante supe que la ansiedad no era solamente fruto de lo que había ocurrido en el centro) .

Bueno el caso es que con una baja médica y después de relajarme durante unos dias que era un buen momento para trasladarme a mi casa, aún seguía viviendo con mi madre desde que había llegado de la Isla; y aunque estaba bien con ella, hacía muchos años que me había independizado, así que aproveché mi tiempo libre para hacer la mudanza.

Quincenalmente tendria que visitar a mi doctora que seguía dándome bajas médicas, así que decidí que Randy y yo nos subiríamos al coche , rumbo a algún lugar, no muy lejano.

Aunque al comentarle a mi MAP lo del viaje con  mi perro a tierras desconocidas para mi con la intención de relajarme, entonces ella me explicó que acudiera a las oficinas de la SS de la ciudad donde decidiera ir y así dicho

Centro me asignarias un médico de familia que me daría las recetas de mi medicación que necesitaba incluso la baja mientras considerara que la necesitara.

Lo primero era decidir hacia donde tirar: por supuesto la Costa Norte; porque es hermosa. Después decidí que sería hacía el oeste, el destino sería algún lugar de Galicia donde me apeteciera parar. Tengo que reconocer que me sentía algo mejor a pesar de no estarme quieta. Supongo que los cambios y planes que mantenían mi mente ocupada hacían que no me acordada de mi dolor. Nuevas emociones !!! Y mucho tratamiento y terapia !!!

Miré en internet porque durante más de diez años en la isla trabaje en un complejo turístico, llevando en la gestión y dando ayuda en la recepción y problemas asociados con los clientes, así que tenía algo de experiencia.

Finalmente, me decidí por ir un poco a la aventura, al llevar al perro conmigo, no podía arriesgarme a que me dijeran que no. Preferí arriesgar y utilizar mi sonrisa y educación para sortear ese problema y si era necesario dormiría en el coche con el , al fin y al cabo era mi compañero en el viaje.

Mirando un mapa me fijé en Fisterra ( que ya es nombre oficial de Finisterre ) sentí mucha curiosidad por eso del final de la tierra que significaba el lugar que me llamó la atención y decidí que Randy y yo nos iríamos al final de la tierra, jajaja.

Nuestras aventuras ….???.

En unos días; continuó con ellas …….

Leave a Comment

A %d blogueros les gusta esto: